miércoles, 31 de agosto de 2016

Iván de Pineda: un toque de valores en la pantalla de El Trece


Por Gabriela Fabbro.

Si pensamos en la televisión abierta actual y su poder como referente para el público que la sigue, hoy vale la pena detenernos  en un conductor para pensar que hay gente que sabe desarrollarse y crecer en este medio y lo hace muy bien.

"Los 8 escalones", "Pasapalabra" o "Resto del mundo", son tres programas en los que participa Iván de Pineda como conductor en los dos últimos y como jurado en el primero. Este joven y no tanto, que irradia simpatía y variados conocimientos, brinda aires frescos y saludables a la pantalla.

Programas en los que se valora el esfuerzo, el conocimiento, la inteligencia y que nos abre "al futuro" como bien lo indica la presentación de su programa de viajes, son los ejes por los cuales, hasta ahora, se ha movido Iván de Pineda.

Con una gran memoria, recuerda el nombre de todos sus profesores de la secundaria según contó en una entrevista, demuestra un gran dominio de temas tan diversos como la cultura, la literatura, la historia, el cine y los medios en general. Ávido lector, observador e inteligente, sabe encauzar sus programas con fluidez, sano humor y, especialmente, gran respeto por los participantes o entrevistados.

Es además conductor radial, y vale la pena recordar que comenzó, además de su temprana carrera como modelo internacional, como notero en el programa "El rayo", conducido por Deborah del Corral, en América TV. El mismo propuso una nueva manera de contar y mostrar las notas, con un criterio de edición novedoso en el que el montaje era el gran protagonista. Algo del mismo se puede ver hoy en “Resto del mundo”.

También trabajó en cine y en ficciones televisivas, pero claramente, por el momento, el rol en el que actualmente se mueve, un conductor de formatos lúdicos como él se definió, le sienta muy bien.

Su programa “Resto del Mundo”, que lleva 13 años en el aire, un logro que valoramos mucho en el contexto actual televisivo, ganó en 2016 el Premio Martín Fierro al Mejor Programa Cultural. 

Curioso por naturaleza, habla cinco idiomas con gran naturalidad, confirma que en la televisión actual no es necesario caer en lo burdo, violento o de mal gusto para obtener audiencia. El buen gusto, la sana competencia, la curiosidad y la memoria son valores que Iván pone en escena en cada bloque de sus programas. 

Qué bueno que la televisión abierta siga apostando a estos formatos, en donde el conductor es el eje por los valores que propone, que tanta falta le hacen a la pantalla local.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada