viernes, 29 de julio de 2016

"El tiempo entre costuras": una fórmula que atrae


Por Agustina Noé.

Cada vez más las series españolas toman protagonismo entre las series vistas en Argentina. Ya sea por cuestiones culturales, de tendencia o simplemente por el hecho de que puedan ser vistas en una plataforma tan difundida como Netflix; este formato alcanzó un gran éxito fuera de las pantallas del país de origen.

El tiempo entre costuras no es la excepción. Esta serie, adaptación de la novela homónima de María Dueñas y producida por Boomerang TV para Antena 3 (uno de los canales privados más importantes del país), supo atraer a un público muy diverso a través de, como su nombre lo sugiere, la confluencia de dos temas altamente atractivos: la moda y la historia.

La serie relata la vida de una joven, Sira Quiroga (Adriana Ugarte), quien pasa de ser una costurera criada en un pueblo humilde de Madrid, a ser una espía para la inteligencia británica en pleno desarrollo de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque la historia parezca tener todos los ingredientes para hacer una analogía con algún cuento clásico en donde la protagonista es una pobre chica sufrida que debe ser rescatada por su “príncipe azul”, la serie escapa al típico relato para dar lugar a una historia con una protagonista que toma las riendas de la acción y se convierte en una verdadera heroína. 

Sira Quiroga tomará el nombre de Aris Agoriuq, la aguja y el hilo serán cambiados por las armas y las notas clandestinas y, es justamente este pasaje entre un mundo y el otro, el que convierte a la serie en un programa tan singular que sabe combinar a la perfección los hechos históricos con la alta costura.

Otros elementos para destacar y que hacen de este drama una cita imperdible con los televidentes son, por ejemplo, la variedad de locaciones y los paisajes distintivos en donde se filmó -España, Portugal, Marruecos-, el profesionalismo de los actores, el despliegue de la producción (poniendo acento en el excelente vestuario) y su capacidad para el suspenso, que mantiene al espectador atento y con ganas de ver más. 


El éxito no es atribuible a ninguno de estos factores individualmente, pero no se puede negar que la fusión de todos estos elementos hace de la serie una fórmula realmente atractiva. Tanto es así que ha llegado a conquistar la televisión de aire argentina estrenándose este lunes 1 de Agosto por Telefé.  Interesante desafío al que apuesta este canal, apelando a un contenido de habla hispana de calidad, que deberá conquistar al público local. Ojalá lo logre, para ampliar de este modo, la oferta de ficción de la pantalla argentina.

2 comentarios:

Publicar un comentario