domingo, 24 de abril de 2016

“House of Cards”: estreno de temporada y participación en la campaña política argentina


Por Magdalena García Pena.


El 4 de marzo se estrenó la cuarta temporada de “House of Cards”, la serie original de Netflix que expone, a través del político Frank Underwood y su esposa Claire, las miserias más íntimas de la esfera política en Estados Unidos.

Ambición, venganza, corrupción, abusos, mentiras… “House of Cards” reúne en su trama elementos suficientes para captar la atención de un público que elige cada vez más el consumo de series y películas on demand. Hoy Netflix acapara el 36% del tráfico de Internet en Estados Unidos.

Este thriller político, éxito rotundo en todo el mundo, supo cautivar al público argentino con ingeniosas acciones publicitarias antes de lanzar la nueva temporada. Primero fue el tweet a Federico Pinedo, felicitándolo por su corta, pero efectiva presidencia. No faltó el mensaje para el presidente Macri, luego de su discurso en el Congreso: “Mauricio, ahora es mi turno” le anunció Frank desde la cuenta de Twitterde House of Cards. Pero lo más llamativo fue el camión de Frank Underwood, estacionado en pleno centro porteño,  que repartía choripanes a modo de campaña presidencial, en sintonía con las costumbres locales.

Más allá de las campañas publicitarias está la calidad del guión y de la producción de este drama que cautivó al público desde la primera temporada. Kevin Spacey, en el rol de Frank Underwood, encarna todo lo que solemos considerar despreciable en una persona y, sin embargo, el público lo adora. Su personaje es un congresista demócrata que, motivado por una venganza, va escalando en Washington D.C. hasta convertirse en el presidente de EEUU.

A pesar de ser tan frívolo, despiadado y manipulador, su ambición inquebrantable por el poder le da cierta admiración a este perverso personaje. La complicidad entre el público y Underwood incluso se fortalece cuando le habla directo a la cámara, rompiendo la cuarta pantalla. Un recurso poco común, pero que funciona con naturalidad en esta ficción.

La exposición de temas delicados vinculados con el ámbito de la política también es una de las razones por la que esta serie sumó tantos adeptos. El espectador se siente atraído por ver cómo funciona el detrás de escena de la política, le gusta ver la corrupción, las intenciones ocultas, el afán por sumar más poder, la competencia sin límites. En algún punto es como un circo con diferentes atractivos y la gente disfrutar de ver el show.


Una quinta temporada ya está confirmada para el 2017, así que habrá Frank Underwood para rato. ¿Logrará la reelección?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada