domingo, 24 de abril de 2016

Excesos y vulgaridad en el Prime Time. “La Leona”, una tira picante y explícita, la alternativa más jugada de la noche televisiva


Por Camila Mejía.


El comienzo del 2016, en el ámbito televisivo, fue marcado por la aparición de dos ficciones nacionales en el prime time, que salieron a competir con estrategias e historias completamente distintas. Por un lado “Los ricos no piden permiso”, y por el otro “La Leona”.

Las únicas similitudes entre ambas es el retorno a la pantalla chica de actores estrella como Pablo Echarri, Nancy Dupláa y Araceli González, pero su estilo es completamente opuesto.

La Leona nació como un proyecto para 2015 y los vaivenes de la televisión junto con la marcada agenda de elecciones la postergaron para este año. Su historia tiene un claro contenido asociado a lo gremial y a lo político: la lucha de una delegada por mantener los derechos de sus compañeros en una fábrica textil cuyos dueños se caracterizan por no tener escrúpulos. En ese contexto se encontrará con un abogado, aún más inescrupuloso con el que mantendrá una historia marcada por el deseo y también por el odio.

“La Leona” tiene un estilo directo y jugado. Los diálogos en su generalidad son obscenos y violentos, repletos de malas palabras y vulgaridad. El primer capítulo de la tira comenzó con una escena donde el protagonista despierta después de una noche  junto a tres mujeres, y donde se lo ve completamente desnudo. A esa escena le sigue otra de igual tono, pero esta vez protagonizada por Nancy Dupláa.

Además, de los vínculos disfuncionales entre los principales personajes de esta novela, en “La Leona” se construye una relación incestuosa entre varios de ellos, otra gota de agua en el inmenso mar de disvalores que se presentan. Tiene una estética que apuesta muy fuerte a los desnudos y al sexo, pero la historia de tinte tan oscuro, muy similar a la actualidad de nuestro país, es quizás un aspecto que pesa a la hora de elegir verla. 

Si bien “La Leona” comenzó con buenos índices de rating, hoy sus niveles han bajado y TELEFE ha decidido correrla al horario de las 23:30 privilegiando el estreno de “Educando a Nina”.


¿Será que los televidentes, después de un año de elecciones y de todas las noticias que están girando a nivel nacional, preferimos optar por ver algo más naif?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada