lunes, 30 de noviembre de 2015

Narcos, ¿otra de Pablo Escobar o algo más?


Por Estefanía Brid.

El 28 de agosto de este año se estrenó esta nueva serie creada por Netflix y transmitida por esa misma plataforma basada no sólo en la vida del narcotraficante colombiano Pablo Escobar sino también en los sucesos que transitó Colombia por aquellos tiempos. La primera temporada presenta diez capítulos que se pueden ver online por esta plataforma.

“Narcos” fue promocionada en 2014 como un producto de la alianza de Netflix y Gaumont International Television. La serie fue creada por Chris Brancato, Eric Newman y Carlo Bernard y dirigida por José Padilha, el mismo director de “Tropa de Elite”. Además, contó con el apoyo de la productora colombiana Dynamo.

¿Pero cuál es la razón de que Pablo Escobar sea tan interesante para la industria televisiva que genera tantos productos audiovisuales? La respuesta justamente no es Pablo Escobar, sino la situación general de crecimiento del narcotráfico a nivel mundial y sobre todo en Sudamérica vs la constante búsqueda de varios países, en especial de Estados Unidos, uno de los principales consumidores de droga del mundo, de terminar con este flagelo multimillonario.

“Narcos” se basa en la historia real o “casi real” (más adelante se explicará por qué esta aclaración) del nacimiento de los carteles de cocaína en Sudamérica y en el mundo, su crecimiento y propagación, y de cómo este fenómeno ha constituido una escalada en la violencia a nivel mundial. Pero además mostrará los muchos intentos de la DEA por localizar y apresar al máximo exponente de la propagación de la droga, Pablo Escobar, y dinamitar los negocios de esta actividad criminal en el mundo.

Este último punto es muy importante, porque a diferencia de “El Patrón del Mal”, la otra serie basada en la vida de Pablo Escobar, en “Narcos” la historia no se narra desde Pablo Escobar sino desde  Steve Murphy, agente de la DEA que empeña su vida en capturarlo. Son dos caras de una misma moneda, pero a la hora de plantear la historia, estos dos puntos de vista claramente diferencian su enfoque.

Anteriormente se hizo la aclaración de que esta nueva serie de Netflix se basa en una historia “casi real”, y es la misma producción que desde el primer capítulo se planta enunciando el escenario de la historia desde la concepción del realismo mágico. De hecho el primer capítulo de la serie afirma que el realismo mágico “aborda cosas que a veces son demasiado extrañas para ser verdad” y que “hay una razón por la cual el realismo mágico nació en Colombia”, haciendo referencia claramente a Gabriel García Marquez, escritor colombiano y exponente de esta corriente en la literatura. Y la vida del narcotraficante Pablo Escobar estuvo repleta de acontecimientos que muchos espectadores, que no conocían la real historia, les es muy difícil de creer.  Pero a decir verdad, mucho de lo que rodea a Escobar en realidad no se sabe si es la pura verdad o simplemente leyenda, y eso es algo que “Narcos” quiso plantear desde un comienzo haciendo alusión al realismo mágico.
               

La serie de Netflix no aporta mucho más contenido que el que ya había aportado su antecesora “El Patrón del mal”. Sin embargo, de mayor calidad visual, articulando un discurso de ficción con imágenes documentales, “Narcos” ha logrado cautivar a la audiencia, pero lo que es aún más importante: ha vuelto a instalar la problemática del narcotráfico desde la ficción en un momento bisagra donde el terrorismo, la droga y el armamentismo están en el ojo de la opinión pública.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada