viernes, 30 de octubre de 2015

Una final con muchas dudas


Por Estefanía Brid.


El 30 de septiembre pasado terminó la octava temporada de Gran Hermano, este año, emitida por América y no por Telefe, como ocurrió con las temporadas anteriores.

En la Gala Final, conducida por Jorge Rial, conductor fetiche del programa, compitieron cuatro finalistas: Mariano Berón, Francisco Delgado, Matías Schrank y Belén Etchart, única mujer y única participante que no salió en ningún momento de la casa, a diferencia de sus compañeros.

Este último punto no es menor.  "GH 2015" se caracterizó por ir manejando el programa a partir del “timming” del rating y de la aceptación del público. Fue la edición con más repechajes y justamente 3 de los 4 finalistas salieron y volvieron a entrar a la casa a partir de esta metodología.Matías Schrank había sido expulsado por el público, mientras que Francisco Delgado y Mariano Berón habían salido por voluntad propia.

Lo que quedó claro es que los tres volvieron a entrar fomentados por la producción. Los tres generaban rating a su modo y eran necesarios para el programa. Incluso, mucho más, después de la necesidad de expulsar a Brian Lanzelotta por haber ejercido actos de violencia,  el participante que se consideraba el gran ganador del ciclo.

"GH 2015" fue un ciclo que generó polémica desde el comienzo. La presencia constante de sexo, violencia verbal de todo tipo, y hasta física, alcohol y frecuentes agresiones entre los participantes, hasta llegar a la primera expulsión de un participante en la edición argentina, fueron las reglas de juego esta vez. Incluso, la constante desconfianza y cuestionamiento de los propios participantes hacia la producción

Y así como la generalidad del programa se caracterizó por estos aspectos, la gran final no fue la excepción. Francisco Delgado se coronó ganador de la versión GH 2015 y hasta para alguno de los participantes, como Matías Schrank, y para algunos de los seguidores esto fue visto como un “fraude”. Las agresiones, que fueron moneda corriente en las emisiones del programa, también lo fueron en su emisión final. Padres de los participantes vs panelistas, “hermanitos” contra “hermanitos” y hasta seguidores en Twitter agrediendo hasta la propia voz de Gran Hermano, Rodolfo Valss.

Lo concreto es que "GH 2015" llegó al final. Esta edición llevó a su canal emisor, América, a ganar un mayor número de audiencia de lo que venía manejando a comienzo del año. Por eso, tanto Endemol como la gerencia del canal ya están armando la edición para el año que viene. 

Violencia, agresiones, disvalores fueron los principales condimentos del programa. La pregunta radica en qué es lo que llama la atención de la sociedad para consumir este tipo de programa. ¿Es, como dicen muchos, el reflejo de la propia sociedad argentina? Si en la edición del 2015 no hubo límites, habrá que esperar qué depara la versión 2016… lástima que la calidad de los contenidos de la TV, a partir de programas de este tono, en lugar de aportar positivamente, deforman.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada