viernes, 30 de octubre de 2015

Signos: una leve sensación de déjà vu


Por Micaela Benítez.


Los antihéroes como protagonistas de las historias son una tendencia creciente en la televisión mundial, y la Argentina no se queda afuera de este fenómeno. Julio Chávez es el encargado de ponerle el cuerpo a Antonio Cruz, el personaje principal de “Signos”, ficción coproducida por Pol-ka y Turner Broadcasting System LatinAmerica, que se estrenó el pasado 2 de septiembre, y se emite todos los miércoles por El Trece, y los jueves por TNT.

El primero de los 16 capítulos con los que contará, midió 17 puntos de rating, pero la miniserie levantó temperatura en las redes sociales incluso desde antes de su estreno. ¿Los motivos? Su parecido con otros productos televisivos norteamericanos.

Desde el momento en que el afiche promocional salió a la luz, muchos usuarios de Twitter se encargaron de destacar algo bastante obvio: el look de Chávez es casi idéntico al de Walter White, de “Breaking Bad”. Esa serie no solo es catalogada como la mejor de todos los tiempos, sino que el personaje interpretado por Bryan Cranston es el antihéroe por excelencia.

Aunque comparten el pelo rapado, los anteojos de marco cuadrado, la barba candado y la expresión intensa, la trama de “Signos” nada tiene que ver con la del profesor de química que fabricaba metanfetaminas. La historia dirigida por Daniel Barone transcurre en el pueblo de San Rafael de los Penitentes, donde el médico del pueblo (Chávez) planea una venganza contra aquellos a quienes culpa por la muerte de su madre.

Al convertirse en el asesino serial que ataca a sus vecinos, Antonio Cruz se vuelve similar a otro personaje famoso de la televisión estadounidense: Dexter, un forense que también es un criminal psicópata, pero que se dedica a matar criminales que lograron escapar de la justicia. Ambos coinciden en ser hombres ejemplares en la vida pública, pero tener ocultos secretos muy oscuros.

Además, también en la estética del programa parece haber una inspiración en otra tira de Hollywood: en este caso, en “True Detective”, que coincide en los planos aéreos hechos desde drones, y la fotografía cinematográfica y tendiente a la oscuridad.

Lo diferencial de “Signos” podría estar en el modus operandi del asesino: Antonio Cruz mata según el zodíaco. El personaje culpa a los habitantes del pueblo por la muerte de su madre, ocurrida hace 46 años, y decide asesinar al peor representante de cada signo que viva en Penitentes para lograr su venganza.

Algo que sí tiene la producción de Pol-ka y no así  las series norteamericanas, es a Julio Chávez en el elenco, actor que  tiene acostumbrado al público a composiciones brillantes y muy logradas. Lo acompañan en esta oportunidad Claudia Fontán, Alberto Ajaka, Leonor Manso y Pilar Gamboa, entre otros,  y cuenta con libros de Carolina Aguirre, y Leandro Calderone (Guapas).

Signos es un nuevo producto de calidad de la mano de Pol-ka y Canal 13. La puja entre valores y disvalores nuevamente a la orden del día. Las ficciones argentinas este año, de la mano de "Historia de un clan" o "Entre caníbales", han acudido a los temas sórdidos, complejos, oscuros, de doble cara. La realidad se ha colado en la ficción, la ficción dialoga con otras ficciones. Claramente el discurso televisivo actual está teniendo un giro temático sobre el cual tendríamos que reflexionar… y nos preguntamos, ¿no se extrañan los contenidos positivos, alegres, que nos dejaban un placentero sabor al terminar de mirarlos…?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada