viernes, 30 de octubre de 2015

“Historia de un Clan”, la realidad que se transformó en ficción


Por Estefanía Brid.


En septiembre comenzó por Telefe, “Historia de un Clan”, la serie producida por la productora Underground de Sebastián Ortega y dirigida por su hermano, Luis, basada en la historia de la familia Puccio y su relación con una seguidilla de sangrientos asesinatos.

Poco antes de su aparición en la televisión se estrenó la película de Pablo Trapero “El Clan” también basada en los mismos hechos reales con la participación de Guillermo Francella y Peter Lanzani en los papeles que  en la televisión encarnan Alejandro Awada y el Chino Darín.

La audiencia estaba expectante por este estreno, y así lo reflejó el rating de 16.2 que promedió su primera emisión. Número nada despreciable teniendo en cuenta que son pocos los programas que superan los 15 o 20 puntos de rating actualmente, y aún menos aquellos que lo hacen después de las 23 horas como fue el caso de “Historia de un Clan”. Esta vez además, competía con la nueva miniserie de Pol-ka en Canal 13, "Signos", con Julio Chávez en su rol protagónico.

La comparación con los hechos reales y el film de Trapero fue inevitable. Y así se la comenzó a evaluar. La de Telefé  tiene sin dudas algunas licencias en relación a la historia real, como por ejemplo, la aparición de Maguila, uno de los hijos de Arquímides, al comienzo de los asesinatos, cuando sólo participó del último, o la omisión completa de Guillermo, otro de los hijos, que se va y jamás participa de los secuestros. Además, los nombres de las personas asesinadas también son ficticios y esto se debe a una necesidad de evitar la sensibilidad de sus familiares.

“Historia de un Clan” tiene el sello Ortega. No sólo a nivel de su producción, sino también en el nivel de la dirección. Tiene una puesta muy cuidada en su calidad. Las tomas, la luz, los espacios, todo está elegido para que al espectador sienta escalofríos.

El casting de actores ha sido notable. Desde las actuaciones de Alejandro Awada y Cecilia Roth encarnando a Arquímides y a Epifanía, hasta la del Chino Darín en la piel de Alejandro Puccio son destacables. Además, la de Nazareno Casero y la de Tristán, convocado esta vez para un papel dramático (algo muy “Ortega”, tal como hizo con otros actores en sus producciones anteriores),  son muy dignas de destacar.

“Historia de un clan” cuenta con el sello de Luis Ortega desde la dirección. Con una concepción de la narración que se podría considerar hasta poética va narrando la historia de esta familia a través de la polarización entre la inocencia y lo macabro, y dejando al mismo tiempo su huella personal.

Algunos de sus contenidos, como las escenas de sexo, que no violan el horario apto para todo público, fueron muy cuestionados por lo chocantes que resultan al convivir con escenas de mucha violencia. Según la explicación de sus realizadores, estas escenas fueron incluidas para mostrar la pulsión entre tanta muerte y para expresar el éxtasis y placer que vive la propia familia ante las situaciones violentas y perversas. 

Es justamente cuando tienen a un “secuestrado en la casa” el momento en que Arquímides y Epifanía demuestran su pulsión sexual. Eso sí, invitamos a reflexionar sobre si realmente se necesita ser tan explícito para mostrar esta hipócrita dualidad o si la televisión solamente busca el anzuelo de la morbosidad para captar a su público…..

Lo que queda claro es que “Historia de un Clan” es una ficción de calidad. Tanto desde la puesta como desde la narración, demuestra ser un producto que está a la altura de las mejores producciones. Genera escalofríos desde todo punto de vista. Los disvalores son el eje de su contenido temático. Pero, en realidad, lo que más escalofríos genera es que verdaderamente fue una triste realidad argentina que se transformó en ficción…

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada