martes, 30 de septiembre de 2014

La familia: el nuevo eje temático de la televisión

Por Estefanía Brid.

El 2014 parece ser el año de la ficción.  Después de algún tiempo en donde primó el reality como género preponderante, este año continúa con la tendencia instalada en 2012, colocando a la ficción como el género eje de la televisión en horario central.

Tal como pasó con “Graduados”, “Dulce Amor” y “Solamente vos”, entre otros, este año ficciones como “Guapas”, “Camino al Amor”, “Viudas e hijos del Rock and Roll”, etc., ocupan el prime time de la televisión nacional.

Pero lo que llama la atención es la nueva temática que se propone desde las productoras para las ficciones de la televisión abierta. Acostumbrados a historias basadas en los estereotipos del amor o a los nuevos argumentos relacionadas a temáticas más complejas, fue sorprendente encontrar que la mayoría de las ficciones de este año utilicen  el concepto de familia como el disparador de las historias.

Desde Sres. Papis, Guapas hasta Mis Amigos de Siempre y Somos Familia entre otros, las ficciones de este año proponen distintas temáticas relacionadas al concepto de familia.  Matrimonio igualitario, familias ensambladas, adopción, embarazos en edades tempranas, hijos que se comportan como padres y padres que se comportan como hijos, relaciones conflictivas entre hermanos, y demás. Estas son algunas de las temáticas que abordan las ficciones que se emiten por la TV abierta.

Sin embargo, lo que se debería analizar es qué clase de modelos familiares transmiten estas ficciones hacia la sociedad, y al mismo tiempo qué pasa en la sociedad actual que sirve como materia fundamental para este tipo de ficciones.

¿Por qué pasamos de modelos familiares del estilo “La familia Ingalls,” “Los Campanelli”,  “La familia Benvenuto”, a modelos familiares donde priman los conflictos? ¿Es la televisión quien propone estos modelos y la sociedad los incorpora o es al revés?

Es un hecho que la televisión necesita conflictos para mover sus historias, pero ¿es necesario que los modelos familiares que se transmiten sean de naturaleza tan compleja? ¿No es posible que esos modelos se transmitan como generadores de experiencia en vez de llegar a ella a través del conflicto?

Las ficciones que trataban el tema familia en el pasado también tenían conflictos, pero los modelos familiares se transmitían de una manera más “limpia” y más conciliadora.
En las actuales, prima más la pelea, la separación, la dificultad, aspectos más negativos del vínculo familiar.

Sin embargo, a pesar de esta visión más contrariada del concepto familiar en la televisión, es beneficioso que desde ella se comiencen a tocar temas relacionados con los modelos familiares  actuales y la audiencia pueda elegir verlos y discutir sobre ellos a través de las redes sociales.

Ahora, las preguntas finales que uno puede hacerse respecto de este tema es: ¿los modelos familiares que se transmiten por la TV, son generados desde la sociedad para la televisión o desde la televisión hacia la sociedad? ¿Qué grado de influencia tiene la forma en que percibimos el concepto familiar en los propios vínculos familiares?

Son preguntas que solo la audiencia y la realidad pueden responder. La televisión, teniendo la intención o no, forma, sigue siendo un gran referente para la sociedad argentina, y todos los contenidos que ella transmita, de una u otra manera influye en su público. Ojalá que los responsables de los contenidos de las ficciones tomen conciencia de este gran poder que tienen en sus manos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada