jueves, 5 de diciembre de 2013

"Taxxi, amores cruzados", la vuelta del clásico

La televisión argentina ha madurado de tal forma que ya produce todo tipo de géneros. Sin embargo, hay uno que es su especialidad: la telenovela. Este año, la pantalla local sorprendió al no tener un “culebrón” nacional en su esencia más pura. Sin embargo, cuando ya parecía que terminaba el año sin una novedad en este sentido, aparece Taxxi, amores cruzados, en la pantalla de Telefé.

Por: Juan Pablo Martínez

Lejos habían quedado los tiempos en que Muñeca brava, Amor en custodia y Se dice amor dominaban las tardes de Telefe. El último éxito en este género fue Dulce amor en 2012, pensada originalmente para la tarde y finalmente con un gran éxito en horario central. Es cierto que en este 2013 existen tiras como Los vecinos en guerra o Solamente vos, pero son comedias que se emiten de forma diaria. Desde su estructura y narración, no se consideran propiamente telenovelas.

Sin embargo, cuando ya parecía que terminaba el año sin una novedad en este sentido, aparece Taxxi, amores cruzados, en la pantalla de Telefé.


Taxxi regresa a la fórmula más clásica y tradicional de la telenovela argentina. Una historia de amor principal, apoyada por otra historia de amor secundaria. En el medio de ellos, un villano muy malo, casi caricaturesco, como corresponde en este género. Y, contrariamente a lo ocurrido en los últimos años en las ficciones locales, el elenco general es pequeño.

Hay algunas reglas que tiene la telenovela tradicional, y que Taxxi cumple de manera muy efectiva. La frase “Polos opuestos se atraen” nunca fue más cierta. En este caso, hay una diferencia de edad importante entre las parejas principales. Un padre y un hijo, ambos se enamoran de una mujer más joven y la otra más grande respectivamente. Por otra parte, las clases sociales son marcadamente diferentes.

Algo que siempre diferenció a la telenovela argentina de la tradicional latinoamericana es el elemento costumbrista, que le pone el sello argentino a cualquier producción local. Aquí el protagonista es un taxista de mediana edad, que en su vida diaria y su entorno se aprecian elementos y conductas propias de la sociedad local. Al ver Taxxi, es casi inevitable hacer comparaciones con Rolando Rivas, taxista; la famosa telenovela emitida por Canal 13 en 1972, que conjugaba los elementos clásicos de una telenovela con el típico costumbrismo argentino.



La elección del casting también es un acierto. Dos actores maduros pero experimentados en el género permiten que la esencia de “telenovela” esté en el aire continuamente. Gabriel Corrado (que también es productor) vuelve como protagonista, luego de su exitoso paso en Malparida, en donde interpretó a un villano. Acá vuelve a ser el galán que remite a las producciones con Andrea del Boca en la década del 90. Catherine Fulop que en los últimos años hizo apariciones secundarias en otras tiras y fue conductora de realities, vuelve a un rol principal. Sí vale recordar que fue una de las grandes estrellas de la telenovela venezolana de fines de los 80 y 90.

Rocío Igarzábal y Nicolás Riera, ambos surgidos de las huestes de Cris Morena, ya habían experimentado el éxito en el género, en el 2012 con Dulce amor. Acá vuelven no para enamorarse entre ellos, sino de los protagonistas mayores.

Por último, la elección de Jorge Marrale como villano es también efectiva. Marrale tiene una larga carrera como actor dramático, pero muy popular como el personaje malo de este tipo de historias.

Taxxi se estrenó en el mes octubre, ganando cómodamente su franja. El público de las tardes en la televisión abierta, claramente estaba esperando una producción de este género.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada