jueves, 5 de diciembre de 2013

"Cuestión de peso" y "Los unos y los otros", ¿programas de servicio o únicamente reality shows?

Cuestión de peso es el formato que emite Canal 13 en el horario vespertino, y Los unos y los otros el que América ofrece en el mismo horario. ¿Qué tienen en común estos dos programas? Que ambos exponen distintos aspectos de la privacidad de las personas y que ambos tienen rating.

Por: Estefanía Brid 

Estos programas tienen al parecer un objetivo altruista: el de ayudar a los demás. En el caso del reality de El Trece, colaborar con sus participantes a que logren una salud que perdieron. Y, en el caso del talk show, resolver ciertas situaciones de la vida personal de los participantes, que se plantean emisión tras emisión.

Pero la contrariedad de estos dos programas es que en algunas ocasiones traspasan el límite del buen gusto y del objetivo altruista. Tanto Cuestión de peso, en mayor medida, como Los unos y los otros, usan la publicitación de lo privado, muchas veces de manera extralimitada, para cumplir con el único aparente objetivo de un programa de televisión: el rating.

Aunque se encuentran dentro de lo que se denomina “programación de servicio”, para Cuestión de peso y Los Unos y los otros el fin justifica los medios. Y los medios van desde la exposición de la vida privada más íntima, hasta la morbosidad en su máxima expresión. Si bien el fin último es una buena causa, las formas buscan un golpe efectista ligado a la emoción, a la impresión e incluso al rechazo.


Son programas instalados ya en la televisión actual, con varias temporadas emitidas y con dos conductoras “todo terreno”, que se manejan entre la dulzura y el reto a los participantes. Tanto Claribel Medina como Andrea Politti son imagen representativa de estos formatos.

Cuando vemos este tipo de programas nos vienen a la mente varias preguntas. ¿Es necesario el golpe bajo? ¿Qué credibilidad tienen? ¿Realmente tienen un objetivo de servicio? Abundan las contradicciones, pero el rating no varía. El voyeurismo vende, y cuanto más morboso es, vende más.


Pero es necesario además, comenzar otro tipo de planteo. Estos programas no son considerados reality shows de la talla de Gran Hermano o El Bar, entre otros que han pasado y se han destacado por las peleas mediáticas.

Cuestión de peso y Los Unos y los otros se dicen llamar programas de servicio, es decir, productos televisivos que tienen como fin ayudar a las personas que participan. Si creemos en que estos productos son genuinos y no “guionados”, pero al verlos recordamos más el efecto morboso, televisivo, antes que en el objetivo mismo que es ayudar al que lo necesita….llegó el momento de un replanteo. La credibilidad será otra discusión…

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada