viernes, 6 de septiembre de 2013

"Periodismo Para Todos", el viejo y nuevo "Showmatch"

En un año electoral, y con la ausencia de quien fue por ciclos el líder indiscutido del prime time, la televisión muta y los roles pasan a ser ocupados por nuevos actores: el periodismo-humor alcanza picos de rating y define la agenda semanal de los medios.

Por: Javier Bruggia

Marcelo Tinelli no vuelve a la pantalla chica”. Con esa impactante noticia comenzó el 2013 para la industria televisiva que, a pesar de haber cambiado alguna de sus dinámicas, se supo acomodar ante la ausencia de uno de sus más importantes protagonistas.

A pesar de que muchos creían que la ficción, con Sebastián Ortega como principal referente, asumiría el compromiso de ocupar ese vasto espacio en la televisión argentina, fue Jorge Lanata quien se erigió como el insospechado reemplazante de Tinelli. Si fueron los televidentes quienes lo eligieron como tal, forma parte de un debate todavía no resuelto. Sí, no caben dudas de que Periodismo Para Todos ha sido elegido por la propia televisión como el "viejo nuevo" ShowMatch.



Lo viejo, lo nuevo y lo eterno

Lo viejo: el contexto y la influencia del conductor

Ante un escenario similar al que precedía las últimas elecciones legislativas de 2009, la Política se viste de gala y se inserta en el mundo de la televisión, en lugares no acostumbrados, lejos de los programas periodísticos. En aquel año, Tinelli recicló “El Gran Cuñado” y lo transformó en una poderosa ventana para que los políticos se muestren “más humanos” ante millones de personas. Algunos incluso lo supieron aprovechar. Actualmente, se debate si el programa de Tinelli fue un factor clave en los resultados que alcanzó Francisco de Narváez en esas elecciones.

Hoy, Lanata retoma la fórmula Política-Humor para acercar, no a los protagonistas, sino lo que hacen los protagonistas, para que sea más “televisivo” y asequible para toda su audiencia. Ambos programas tomaron la imitación de políticos para ironizar y exagerar los aspectos negativos (y, por qué no, positivos) relacionados  con cada uno. En “El Gran Cuñado”, solía mostrarse un De La Rúa perdido y aislado, en contraposición de un de Narváez cálido y proactivo. Ahora, en Periodismo Para Todos vemos una Cristina autoritaria y un Aníbal Fernández obsecuente.  Pero, al igual que en los sketchs de Tinelli, no todo es crítica: Mahatma Scioli es el personaje optimista que se sobrepone a todas las dificultades que le instalan desde el Gobierno Nacional.

Por otro lado, ambos programas llegaron a definir la agenda mediática. Como una usina de contenido, nutren a un amplio espectro de programas que toman los temas de más impacto para analizarlo, ya sea desde lo periodístico o desde el chimento.



Lo nuevo: la investigación y el editorial cívico

El núcleo de Periodismo Para Todos no es el humor, sino la investigación periodística. Eso es quizás lo más novedoso. Con tono de denuncia, el equipo periodístico del programa destaca por los informes que publican, de los cuales la gran mayoría terminan dirimiéndose en la Justicia, e impactan directamente en el grado de aceptación social de los implicados y en la opinión pública. Por eso, el periodismo pasó a estar en el centro de la escena. Es la nueva estrella del equipo. Tanto es así, que incluso la pelea entre periodistas pasó a ser parte del contenido de los programas.

Además, en PPT hay una fuerte bajada editorial en contra del gobierno actual, en concordancia con las investigaciones presentadas y con el canal donde se emiten. Resulta muy difícil separar el programa de su contexto. PPT se convirtió en la vanguardia del Grupo Clarín en esta pelea que enfrenta al Multimedio con el gobierno. En sus monólogos, Lanata excede sus labores periodísticas para definir una postura e invitar a los televidentes a que reflexionen sobre qué es lo que tiene que hacer a la hora de votar, de juzgar a ciertos políticos y de tomar posición ante ciertos temas.

Lo eterno: "salmón" + "ensalada" = Actualidad + Entretenimiento

Periodismo Para Todos es el viejo nuevo ShowMatch, con similitudes y diferencias que lo convierten en uno de los programas más vistos e influyentes de la televisión argentina. Durante una reciente entrevista en su programa Animales Sueltos, Alejandro Fantino explicó: “La fórmula que usa Lanata es inteligente. La gente se cansa de comer salmón todos los días. De vez en cuando quiere un poco de ensalada”.  El salmón es lo periodístico, las investigaciones, la denuncia, el editorial. La ensalada: las chicanas entre periodistas, Leo Fariña, “la sueca”, “Timerpunk” y compañía. La ensalada da rating, impacto y repercusión. El salmón es lo que leemos en los diarios al día siguiente. Es lo que influye en el clima social, repercute en la política y muchas veces termina resolviéndose en la Justicia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada