miércoles, 29 de junio de 2016

Magazines: un formato que no caduca, pero tampoco sorprende


Por Magdalena García Pena.

En una era donde hay exceso de información, variedad de noticias e historias por conocer, decepciona ver la monotonía de las propuestas en la mayoría de los magazines de la TV abierta argentina.


Este producto, conocido por ser el “género híbrido por excelencia” tiene la ventaja de poder incluir en sus contenidos temas informativos, de entretenimiento, culturales y musicales. Sin embargo, hoy en la Argentina hay un exceso de autorreferencialidad que vuelve a los magazines repetitivos, poco novedosos y carentes de valor.

Los magazines de El Trece se alimentan casi en su totalidad de lo que pasó la noche anterior en "Showmatch". “Nosotros a la Mañana” y “Los Ángeles de la Mañana” son vecinos en la programación y, sin embargo, repasan exactamente los mismos temas: los últimos escándalos de los participantes de “Bailando por un Sueño”. Un conductor, acompañado de un grupo de panelistas, dedican extensos bloques a dar sus opiniones y analizar  temas como la separación de Federico Bal y Barbie Vélez o el nuevo romance de Pampita.


“El Diario de Mariana” sigue la misma línea mediática, pero también le da lugar a la actualidad política con panelistas especializados. Aunque hay un tratamiento más serio y menos sensacionalista, los contenidos siempre surgen de lo que pasó en otros programas del mismo canal. La frescura y el carisma de Mariana Fabbiani como conductora no alcanzan para contrarrestar esa sensación de que uno está viendo “un poco más de lo mismo”.


En América TV sucede algo similar: los magazines llenan sus emisiones con lo que pasó en “Gran Hermano” el día anterior (reality show emitido por América). Pamela David, conductora de “Desayuno Americano”, y el infaltable grupo de panelistas, repasan en detalle las peleas, los amoríos y las conspiraciones dentro del reality que, por lo general, son hechos cargados de disvalores que no dejan ninguna enseñanza positiva en la audiencia.


Pero hay otros programas que no se conforman con repetir más de lo mismo. “Morfi, todos a la mesa”, magazine de Telefé conducido por Gerardo Rozín y Carina Zampini, le agrega un toque culinario al formato. Además de repasar la actualidad y entrevistar a personajes reconocidos, hay cocina en vivo y recetas para que la audiencia pueda replicar en su casa. El programa es entretenido: hay música, actings, shows en vivo, pero a veces se vuelve frívolo y superficial, con situaciones como por ejemplo la “falsa boda” entre Carina Zampini y Hernán Drago y los simulacros de besos.


Los magazines de la TV Pública Argentina también apuestan a la originalidad y la transmisión de contenido valioso para el público. Por la mañana, Karina Mazzocco y el Dr. Adrián Cormillot conducen “Pura vida, cada día”, un programa orientado a la calidad de vida (alimentación, salud, sociedad) y a la solidaridad que se enfoca en transmitir optimismo en sus contenidos.


Por la tarde, Gastón Recondo, Juliana Gattas, Cecilia Ruffa y Martín Garabal llevan adelante “Tomate la Tarde”, magazine que se autodenomina “un show federal descontracturado”. El programa combina shows musicales en vivo, entrevistas a personalidades talentosas (músicos, actores, artistas, científicos) y notas de interés general que exponen la riqueza de nuestro país y sus habitantes. El ciclo es entretenido, genera contenido propio y  le aporta información de valor a la audiencia.


Repasando los magazines actuales y sus ratings, es evidente que el espectador elige el sensacionalismo y las intimidades de la vida de personajes mediáticos. Si la audiencia lo quiere, lo tiene. Mientras estas sean las tendencias, es difícil que quienes hacen televisión propongan contenidos de valor y no sigan repitiendo una y otra vez a la propia televisión.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada