martes, 31 de mayo de 2016

La violencia de género en la TV argentina


Por Camila Mejía.

¿Es la televisión un medio que suma voces y conciencia sobre la violencia de género, o contribuye a la banalización y espectacularización del tema?

La fuerte campaña “Ni una Menos”, que tenía como objetivo concientizar y ayudar a erradicar la violencia de género que se vive en nuestro país, resultó impactante y poderosa. La movilización y debate que ocurrió gracias a esta campaña marcó un antes y un después en la vida de muchas mujeres. Tal fue el impacto que meses después aún resuena, e incluso la primera dama estadounidense Michelle Obama se refirió a ella en el discurso que dio en su última visita a la Argentina.

No obstante, en los últimos meses su sumó un jugador al debate que lamentablemente pareciera tener un rol negativo en este asunto. La televisión se ha transformado en un escenario donde se muestran y debaten asuntos de violencia doméstica, que tienen como principales víctimas a mujeres del mundo del espectáculo local. Ellas son cuestionadas en cámara, y se pone en duda si en realidad son o no las víctimas del asunto. Los conductores de TV asumen el rol de la justicia, y hacen su propia investigación del tema frente a los televidentes. Recorren los hechos, historias y comentarios de todos los que crean que pueden opinar.


Si bien muchos de los involucrados levantan la bandera de estar haciendo público el tema para ayudar a otras mujeres, poco se parece este escenario a la realidad que viven las víctimas de violencia de género. La discusión pública del asunto, el escrutinio que sufren las mujeres, y los comentarios sin fundamento de personajes televisivos no contribuyen a ayudar a ninguna mujer a sentirse protegida. 

La banalización y espectacularización solamente suman frivolidad y sensacionalismo, y separan al público de la noción real de este tipo de violencia, alejándolo aún más de la posibilidad de ayudar verdaderamente a las víctimas. La televisión tiene un poder maravilloso de referencia y como transmisor de conductas y actitudes. Ojalá los comunicadores acudan a ella con este fin, y no para sumar más puntos de rating “atrayendo” a más espectadores frente a sus pantallas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada