martes, 31 de marzo de 2015

Las mil y una preguntas...


Por Gabriela Fabbro.

Las mil y una noches (título original Binbir Gece) es una telenovela turca, producida por TMC Film que fue transmitida originalmente por Kanal Dentre en los años 2006 y 2009 en su país de origen. La protagonizan los actores Halit Ergenç, Bergüzar Korel,Tardu Flordun y Ceyda Düvenci.

El texto literario original, una de las obras más importantes e influyentes de la literatura universal, consiste en una recopilación de cuentos y leyendas de origen hindú, árabe y persa, de los cuales no existe un texto definitivo, sino múltiples versiones. Su título fundamenta el nombre de esta producción extranjera que se ha convertido en gran éxito en la pantalla local. Desde el mes de enero de 2015, Canal 13 la emite cada noche (con capítulos originales y compilación de lo mejor de la semana los días domingos), en los que obtiene 18 puntos de rating diarios de promedio. Además, para el canal, se ha convertido en lo que el teórico José Ángel Cortés denomina, un fenómeno de “irradiación de éxito”, entendido como aquel programa bandera del canal, que produce contenidos, como segmentos satélites en otros programas del mismo canal (El diario de MarianaTelenoche, etc.).

¿Qué hace que la audiencia argentina mire cada noche sus capítulos? ¿qué atrae de los protagonistas? ¿qué relación se establece con los conflictos que se presentan como eje de la trama? ¿por qué atraen sus locaciones?

En fin, una serie de preguntas que nos plantea el éxito de esta producción, que, al igual que el año pasado en Telefé (con Avenida Brasil), conquista al público local. De características especialmente adultas, la audiencia es fiel a la historia de Sherezade y Onur, y toda su zaga familiar.

En una entrevista para un ciclo radial, el productor Pablo Cullel comentaba esta semana sobre ella: "Me cuesta entender que a la gente le guste tanto Las Mil y Una Noches, a mí no me gusta, me parece una novela aburrida y antigua”. Me sumaría a sus palabras, es una telenovela lenta, y previsible. Uno ya sabe qué va a contestar cada personaje ante cada parlamento, uno presiente la resolución de los conflictos, uno supone qué recorrido tendrán las historias con el avanzar de los capítulos. ¿Qué es lo que atrae entonces? ¿Será que no atraen otras ofertas de la televisión local y que por ello, el público se vuelca a estos productos “novedosos”?….. No podemos dejar de reconocer la calidad en la realización y guiones con la que se presentan los productos de ficción de Polka o de Underground, pero es evidente, que la fórmula que explotan se está agotando.

Quizás lo maravilloso de los géneros es que el público sabe qué va a buscar a cada uno. La audiencia busca en la telenovela una historia de amor, el triángulo amoroso, el azar como motor que hace avanzar la acción, y todo ello está en Las mil y una noches…. Debemos reconocerlo, eso sí, desde la pura convención, desde lo previsible del género, desde la fórmula efectista, pero que como tal, funciona.

En Turquía, se emitía una vez a la semana, en capítulos de hora y media. Por ello, técnicamente no es una telenovela, sino una serie, tiene costos más elevados, dado que no se filma en estudios, sino en locaciones reales y tiene un gran despliegue en exteriores. Al respecto opina Alberto Gesswein, director del área de ficción de Canal 13: “Es un producto muy distinto a lo que se estaba mostrando en general. El tipo de historia es sumamente conservadora, tremendamente tradicionalista. Es un romanticismo tradicional, a la antigua, fantástico, casi infantil”. A lo que Adrián Suar (responsable de la elección de este programa para integrar la programación del canal) acotaba: “¿Qué estarías dispuesto a hacer por salvar la vida de tu hijo?, ese el eje perfecto para una historia de amor clásica y efectiva. La forma de contar es simple y romántica, con grandes sutilezas. Se le da tiempo a los silencios, a los gestos, a la interpretación del televidente. Y por supuesto, la calidad de producción que se suma a lo interesante de espiar otra cultura”.

Modos de interpretar un mismo contenido. Lo que sí sabemos es que las historias en realidad siempre son las mismas, aquí desde un costado romántico muy tradicional, la telenovela presenta temas universales que siempre tienen vigencia. Además, hay un punto que justifica la universalidad de su contenido: el concepto de familia, eje fundamental de las sociedades, tanto en Turquía como en América Latina. Probablemente este sea la atracción mayor de este producto para el público nacional.

Confiado en este éxito, Canal 13 ha adquirido otra gran producción turca, protagonizada por Halit Ergenç, el mismo actor que actualmente conquista las pantallas locales como Onur. Se trata de Muhteem Yüzyl (Siglo Magnífico), la telenovela más ambiciosa en la historia de Turquía, con un costo de U$ 500 mil por capítulo que está basada en la vida del sultán Süleyman El Magnífico, que rigió el Imperio Otomano de 1520 a 1566. Veremos si esta línea de éxito inaugurada por las producciones extranjeras siguen siendo foco de atracción para el público local.


Por ahora, la audiencia lo elige, la previsibilidad funciona, y mientras una ficción entretenga y haga soñar a sus espectadores, cumple su objetivo, la televisión es la ventana al mundo que nos fascina cada día, como siempre lo fue y seguirá siendo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada