martes, 23 de diciembre de 2014

¡Gracias Pol-ka!

Por Gabriela Fabbro.

Año 1994, plena época de la Neotelevisión.  Así, el mercado televisivo está conformado por la televisión pública y la competencia entre los cuatro canales de aire que se emiten desde Buenos Aires y…..por un nuevo actor: el de las productoras independientes.

El joven actor Adrián Suar, junto a su amigo y productor Fernando Blanco, crean un piloto de una programa para presentar a los canales. Aspiraban a conquistar Telefé, pero fue finalmente El Trece, a través de Hugo Di Guglielmo, quien aceptó ese piloto. Con el policial como género aliado, Poliladron, nacía en 1995 como el primer programa de la productora Pol-ka, que no tuvo este nombre desde su creación.


Uno de los productores de Fax, otro gran programa de TV de canal 13, en ese año ‘92, Sergio Ramírez, recuerda que “cuando Suar hacía La Banda del Golden Rocket, bajaba al estudio en donde nosotros grabábamos y me decía ‘Gallego, tenemos que armar una productora, es la única manera de que nos vaya bien. Un día voy a poner una productora”. Con esta serie, Pol-ka dio origen a la primera productora industrial de contenidos televisivos de la Argentina y a un nuevo modo de contar por televisión.Una experiencia que rápidamente fue replicada por otros emprendedores, dando origen a empresas de contenidos como Cuatro Cabezas, Ideas del Sur, Pensado Para Televisión y BBTV, entre otras, que modificaron para siempre el mapa de la televisión argentina.
"Antes, los destinatarios del oro del Martín Fierro eran los noticieros y las historias de ficción quedaban relegadas pero esto fue algo que modificó también la aparición de Pol-ka", señaló Toscano, una de las actrices del ciclo. En la misma línea, Oscar Martínez, en la fiesta por los 20 años, señaló que fue "un emprendimiento capaz de renovar por completo la forma de producir televisión en el país, ya que logró acercarla a la calidad, las formas y los estilos del cine".

Lo único malo que hizo Suar fue... hacer las cosas bien”, decía a Página 12 Ulises Barrera,  productor ejecutivo de Gasoleros y hombre clave de la productora Pol-Ka en sus inicios.
Con 55 programas producidos para la Argentina y una veintena de ciclos para el mercado externo, como son los casos de Epitafios, Amas de casa desesperadas y las tres temporadas de Violetta, Pol-ka obtuvo más de 100 premios Martín Fierro, incluyendo el Oro por unitarios como Culpables, Mujeres asesinas, Trátame bien, Para vestir santos y El puntero, y la tira Padre Coraje.

"Las ficciones de alta calidad, con elencos de excelentes actores en personajes narrados de forma diferente, menos estereotipada son propios de Pol-ka", puntualiza Lily Ann Martin, una de las guionistas de Valientes, la ficción diaria más vista en la historia de la productora.

La productora tiene programas emblemáticos tales como Culpables (2001), un unitario sobre parejas treinteañeras protagonizado por Mercedes Morán, Diego Peretti, Soledad Villamil, Susú Pecoraro y Gabriela Toscano, tuvo gran repercusión del público y críticas, y fue la primera ficción en ganar el Martín Fierro de Oro, máximo galardón que entrega la industria televisiva.

Pese a algunos no tan exitosos programas como Lobo, Los únicos, Los pensionados y Una familia especial, Pol-ka impuso calidad por sus notables actuaciones (enriquecidas por grandes actores y actrices de la escena nacional (Julio Chávez, Alfredo Alcón, Cecilia Roth, entre tantos otros) y la riqueza de contenidos, sobre todo en los unitarios, como fue el caso de Farsantes, Verdad/Consecuencia, Vulnerables, Culpables, Socias, Trátame bien y Tiempos compulsivos. También se destacó en policiales como 22, el loco o 099 Central, y en tiras costumbristas en tono de comedia, como Sos mi vida, Solamente vos, Son de Fierro, Gasoleros Son amores.

La irrupción de Pol-Ka en el mercado televisivo marcó un antes y un después en la industria local. Tuvo la capacidad de darles a los actores grandes desafíos, sobre todo a aquellos que estaban más relacionados con otros géneros de la televisión, como es el caso de Alfredo Casero, Nicolás Repetto o Miguel Ángel Rodríguez por ejemplo.

Además,  generó un modelo diferente de trabajo, un nuevo modo de producir contenidos locales y para exportar, calidad en los guiones, excelencia en las interpretaciones, calidad técnica en la representación audiovisual (muchos de los máximos valores logrados en los Índices de Calidad Televisiva que año tras año mide el Observatorio de la TV, han sido obtenidos por producciones de Pol-Ka) y un gestor que, como “hombre de TV” que es, sabe cómo tocar las fibras más íntimas del público local, que lo acompaña y lo seguirá acompañando, en las noches de ficción argentinas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada