jueves, 30 de abril de 2015

Una muerte que nos conmocionó


Por Camila Mejía.

Los casos mediáticos son abordados por la televisión de forma especial y sacuden repentinamente a la opinión pública nacional. El caso de la muerte del fiscal Nisman inundó la pantalla chica y dio lugar a debates dentro y fuera de ella.

El Dr. Damián Fernández Pedemonte,  Director de la Escuela de Posgrados en Comunicación y de la Maestría en Gestión de Contenidos de la Universidad Austral e investigador del CONICET, llama casos mediáticos conmocionantes a aquellos que toman por sorpresa a los medios y a los políticos y les fijan la agenda. Son aquellos casos que sacuden la escena pública, que irrumpen en la biografía de las personas, se convierten en señaladores de la memoria social y personal, y dan lugar a que aparezca un conflicto estructural latente. Son noticias distintas a las usuales porque sentimos que nos afectan de forma personal, que se meten en nuestra vida cotidiana.

Esto pasó con la muerte del fiscal Nisman, pocos días antes conocido solamente por su incursión en el programa “A dos voces” de TN, y luego conocido a nivel nacional. Su muerte afectó a cada uno de nosotros de forma única y personal. Seguramente cada uno recuerda cómo recibió la noticia, qué estaba haciendo y quién se la comunicó ese lunes 18 de enero de 2015. Y afectó no sólo a los argentinos, tuvo repercusiones mundiales que aún perduran.

El hecho conmocionante inunda la pantalla; se hace una modificación total de la grilla del día, y de los días siguientes, y su cronología monopoliza el aire televisivo. Los programas son reestructurados para tratar el tema, se citan fuentes y se invitan a especialistas. Los estudios de televisión, en los que se desarrollaron todo tipo de géneros televisivos (noticieros, programas periodísticos, programas del espectáculo, etc.) se convirtieron en terreno de conjeturas y debates. A ellos asistieron integrantes del gobierno, especialistas, adherentes de Justicia Legítima, peritos, familiares del fiscal, famosos, etc.

La gran mayoría de la estructura mediática mostró como hipótesis principal el asesinato y que el Gobierno era, en parte, responsable. Aparecieron en televisión, además, debates sobre la ex SIDE y un nuevo diccionario legal, donde aprendimos el rol de la querella, de la fiscalía y de los procesos de peritaje.

El minuto a minuto del día de la tragedia

La noticia se dio a conocer por la red social Twitter. El periodista Damián Pachter sacudió al país cuando dio a conocer que el fiscal había sido hallado sin vida el lunes 19 de enero por la madrugada. A las redes sociales les siguió la cobertura del cable, que logró adaptarse a la noticia en las primeras horas de la mañana. El primer periodista en llegar al lugar fue Mario Massaccesi, quien salió al aire vía comunicación telefónica en Todo Noticias (TN), mientras se transmitían imágenes de Sergio Berni, Secretario de Seguridad de la Nación, ingresando al edificio. El primer móvil en aparecer en la Torre Le Parc fue también de TN, que dio la primicia del caso en la pantalla chica a las 3 de la mañana. Luego apareció la noticia en Crónica, y varias horas más tarde en C5N. 

TN se contactó a la madrugada con el juez de la causa, Manuel de Campos, y confirmó el trágico suceso. A las 6.30 TN y El Trece salieron en duplex, levantaron “Arriba Argentinos” y trabajaron con la base en TN hasta las 11.30, cuando comenzó el programa de Fabián Doman. El noticiero de Canal Trece consiguió su pico de rating (10,1) cuando habló al aire Jorge Lanata.

La cobertura de los noticieros continuó por la tarde. A las 15 horas, C5N  analizó las repercusiones del caso junto a Horacio Rodríguez Larreta. En A24 Jorge Rial opinaba sobre el caso Nisman desde Carlos Paz, y luego la gran mayoría de los canales transmitió el discurso de Sergio Massa.

El día a día de la tragedia

Las repercusiones de la muerte del fiscal continuaron a lo largo de los días. Nuevas hipótesis, nuevos indicios, nuevos testigos, pero ninguna verdad. La marcha silenciosa convocada para el 18 de febrero pidiendo por justicia fue un interesante hecho televisivo: algunos canales mostraban, en grandes planos generales y desde tomas aéreas, la gran cantidad de personas que asistieron por las calles de Buenos Aires: cuanto más amplia la toma mejor. Otros, a partir de primeros planos de "señoras de Barrio Norte" y de paraguas de marca, querían demostrar quiénes eran los protagonistas de esa manifestación. Un mismo hecho, muchas perspectivas: que el espectador y el lector saque sus propias conclusiones.....

El mes a mes de la tragedia

A más de tres meses de lo sucedido, ni la justicia ni la televisión llegaron a saber realmente qué pasó. Para algunos canales fue la excusa perfecta para criticar al gobierno y sacar partido del tema; para otros, fue alimento para debates sin sentido.  Para todos: el reflejo de una justicia lenta e ineficiente que la televisión retrató del mejor modo.

Sí rescatamos hablar sobre los juicios por el atentado contra la AMIA. Volvimos a nombrar al juez Galeano, a los iraníes, a las alerta rojas. La denuncia del supuesto encubrimiento de la Presidente y de otros miembros del gobierno fueron materia prima de informes, discusiones y apologías. Si alguien esperaba un episodio de “CSI” en la televisión argentina sobre el caso Nisman, va a tener que esperar; no a que algún guionista lo escriba, si no, a que la justicia se profesionalice y cumpla con su rol.

La televisión encontró todos los ingredientes para una historia apasionante: una muerte, multiplicidad de hipótesis, fotos que invadían la privacidad de la escena, testigos que irrumpían delante de las cámaras, peritos que mostraban infografías explicativas de los supuestos hechos. Todo el lenguaje televisivo al servicio de la información. Lamentablemente, como dicen algunos teóricos, fuimos partícipes de una infoxication: una sobrecarga informativa, que solo sirvió para no llegar a la verdad aún.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada